Delfos

Delfos

Consulta de Tarot 806 515845 - Visa: 981 965416

 

La Pitonisa

MUNDO ESPIRITUAL

Las cartas del Tarot no solamente son esotéricas

y tampoco son sólo para adivinar el futuro,

sino que tienen su parte espiritual.

 

 

Es el guía. Eso quiere decir que en alguna parte de nosotros, por muy perdidos y confusos que podamos estar en algún momento de nuestra vida, a menudo tenemos en el subconsciente una perspicacia y unos recuerdos por los que podemos adivinar cuál es la dirección a tomar y que alternativas nos quedan, el mago no viene cuando le llaman, porque Hermes es un dios astuto y juguetón, no siempre responde a la que consideramos una situación importante.

El tiene sus propias ideas sobre aquello que puede ser importante. Viene por la noche, muchas veces disfrazado, en las pesadillas o a traves del encuentro con otras personas que de algún modo hacen de canalizador por el camino. Hermes puede ser como un repentino presentimiento, o el descubrimiento que uno hace, más que un pensamiento, el libro que uno lee << por casualidad >> o la visita causal de un amigo, o una de las infinitas pequeñas <<vueltas del destino>> son obras del mago, el guía interior. En cierto modo el mago es el guía espiritual.

 

HERMES, EL MAGO

Hermes

 

Perséfone, la suma sacerdotisa, es una imagen del vínculo con ese misterioso mundo interno al que la psicología de lo profundo ha dado el nombre de <<el subconsciente>>. Es como si más abajo y más arriba del mundo visible, que nosotros creemos que es la realidad, hubiese otro, un mundo oculto lleno de riquezas y de potencialidades, en el que no podemos penetrar si el consentimiento de sus soberanos invisibles. Este mundo contiene nuestra potencialidad sin desarrollar, así como las facetas más oscuras y primitivas de nuestra personalidad. Posee también hasta el secreto del destino del individuo, desde que se gesta en la oscuridad hasta que se cumple el tiempo de su manifestación. Perséfone, la suma sacerdotisa, es una encarnación de esa parte nuestra que no conoce los secretos del mundo interior. Pero sólo puede ser percibida a medias por la conciencia despierta, y aparece a través de los fragmentos fugaces de los sueños o a través de esas extrañas coincidencias que nos hace sospechar que puede haber algunas tendencias ocultas funcionando en nuestras vidas. La Sacerdotisa es una imagen de esa ley natural que funciona en las profundidades del alma, que gobierna la revelación del destino desde una fuente invisible, y que se manifiesta sólo a través de la sensación, la intuición y el mundo interno de los sueños.

PERSEFONE, LA SUMA SACERDOTISA

Persefone

 

La imagen de Deméter, la Emperadora, refleja la experiencia de la maternidad. Eso no quiere decir solamente el proceso físico de gestación, el parto y lactancia de la pequeña e indefensa criatura. Es también la experiencia íntima de la gran madre: el descubrimiento del cuerpo como algo válido y precioso que merece cuidados, la experiencia del ser como parte de la naturaleza, la aparición de los sentidos y de los placeres sencillos de la existencia diaria. Si no estuviera esa gran madre dentro de nosotros no podríamos hacer nada de provecho porque esta es la parte de nosotros que tiene la paciencia y la delicadeza de aguantar hasta que el tiempo esté maduro para la acción. Sin ella no podríamos apreciar nuestro yo físico, sino que viviríamos desconectados, en un mundo puramente intelectual sin ningún fundamento, sin ninguna relación con la realidad. La experiencia que un niño tiene de la madre está relacionada con la sensación de seguridad y confianza en la vida, y la imagen de la emperatriz está igualmente relacionada con la sensación interna de seguridad y de protección en el presente. Ella es sabia, pero no en un sentido cerebral. Su sabiduría es la sabiduría de la naturaleza que entiende que todas las cosas avanzan en ciclos y maduran a su debido tiempo.

DEMETER, LA EMPERADORA

Demeter

Es una imagen de la experiencia de la paternidad. Es el padre que encarna nuestros ideales espirituales, nuestros códigos morales, la auto-suficiencia con la que nos defendemos en este mundo, la autoridad y la ambición que nos lleva a triunfar, la disciplina y la perspicacia necesaria para cumplir con nuestros propósitos. Este principio masculino, que está presente tanto en los hombres como en las mujeres, difiere del cuidadoso e incondicional amor de la madre que encontramos en la carta de la Emperatriz. Aquí es amor al espíritu, no al cuerpo, al intuitivo corriente con la naturaleza, es lo que se nos pide.

ZEUS, EL EMPERADOR

Zeus

Es una imagen de esa parte de nosotros que se eleva hacia el espíritu, con el fin de comprender qué es lo que Dios quiere de nosotros. Él es el maestro espiritual interior, el sacerdote que establece un vínculo entre la conciencia ordinaria del mundo y el conocimiento intuitivo de la sacerdotisa, es oscuro y escurridizo, y no puede ser comprendido por el intelecto, el mundo de Quirón puede ser aclarado e interpretado por la mente.

QUIRON, EL SUMO SACERDOTE

Quirón

El juicio de Paris tal como se conoce en la mitología, es una imagen de los principio y los grandes desafíos de la vida para el desarrollo del individuo: el problema de la elección en el amor, este dilema no consiste solamente en tratar de decidir entre dos mujeres, o dos hombres, refleja también nuestros valores, porque llegar a ser Paris, a causa de su juventud y de la fuerza impulsora de sus necesidades sexuales, no puede realmente escoger desde una perspectiva madura, su elección se debe a sus deseos, más que a él mismo. Aquí está el problema del libre albedrío contra la compulsión de los instintos.

PARIS, LOS ENAMORADOS

Paris

El conductor del carro, es una imagen de los instintos agresivos guiados y dirigidos por la voluntad de la conciencia, los caballos que tiran del carro en dirección opuesta son retratos de los impulsos animales que están en pugna dentro de nosotros, impulsos llenos de vitalidad y reacción todavía a trabajar en armonía. Deben ser manejados con fuerza y confianza, sin reprimirlos y esforzarlos, o perderemos el poder y la fuerza para defendernos de la vida y seguir nuestro camino. El Dios sin padre, es en cierto aspecto una imagen de la agresividad natural y de los instintos competitivos del propio cuerpo, porque carece del padre espiritual, arquetipo que podría proporcionarle la visión y el significado. Pero su voluntad férrea y su gran valor son dimensiones necesarias de la forma del ser humano, porque la visión espiritual por sí sola no es suficiente para sobrevivir en un mundo competitivo y difícil.

ARES, EL CARRO

Ares

Atenea diosa de la justicia es una imagen de la facultad únicamente humana del juicio reflexivo y del pensamiento racional. Para los griegos, esta facultad era divina ya que diferencia al hombre de los animales, por eso representaban a Atenea nacida de la cabeza del gran Zeus, incontaminada por una madre corporal que pudiera atarla al mundo físico e intuitivo que compartimos con los animales. Los juicios de Atenea no se basan en sentimientos personales, sino en una valoración imparcial y objetiva de todos los datos contenidos en una situación, y en unos principios éticos que se mantienen como constantes líneas a seguir. La castidad de Atenea puede ser tomada como símbolo de la entereza y de la pureza de esta facultad reflexiva, que no está influenciada por el deseo personal.

La carta de la justicia es la primera de las cuatro cartas de los Arcanos Mayores que fueron tradicionalmente llamadas las cuatro lecciones morales, estas cartas –la justicia, la templanza, la fuerza, el ermitaño- están todas relacionadas con el desarrollo de estas facultades del individuo, que necesita para funcionar efectivamente en la vida.

ATENEA, LA JUSTICIA

Atenea

El ermitaño es una imagen de la última de las cuatro lecciones morales que el loco debe aprender: la lección del tiempo y de las limitaciones de la vida mortal. Nada puede vivir más allá de su espacio y nada permanece inmutable, y ésta es una faceta sencilla y evidente de la vida, que a pesar de su sencillez y su evidencia, nos es difícil aprender y muchas veces sólo con la edad y la dureza de las experiencias conseguimos comprenderlas. Cronos es un Dios que lo mismo encarna el sentimiento del tiempo como se rebela contra él. Así él es humano y destronado, y aprende la sabiduría en la soledad y en el silencio.

CRONOS, EL ERMITAÑO

Cronos

 

Las tres Moiras que tiene la rueda de la fortuna son imágenes de una ley profunda y misteriosa que funciona en el individuo, que no se conoce ni se ve, pero que al parecer apresura los cambios repentinos de la fortuna que dan un vuelco al proyecto de vida establecido. Las cuatro figuras humanas sobre la rueda representan diferentes experiencias de la fortuna, porque, cuando la vida se atraviesa de este modo, nosotros en un principio no miramos para atrás de la rueda a ver qué es lo que ha originado el cambio, sino que estamos preocupados por nuestras reacciones. El hombre que está arriba ha sido catapultado al éxito por la vuelta de la rueda, mientras que el hombre que está abajo ha sido arruinado por la que él cree que es la << mala suerte>> no la suerte de todos, sino más bien la firma visible de algún plan misterioso que está funcionando.

LAS MOIRAS, LA RUEDA DE LA FORTUNA

Las Moiras

 

La lucha de Hércules con el león de Nemea es una imagen del problema que supone contener a la fuerza poderosa y salvaje que hay en nosotros, pero conservando todavía esas cualidades animales que son creativas y vitales, el león es una fiera especial, y refleja un aspecto de la psique humana diferente al de los testarudos caballos de la carta del carro. El león en la mitología ha sido siempre asociado a la realeza, incluso cuando está en su mayor destructividad, y este rey de la fieras es una imagen de los conocimientos infantiles, salvajes y totalmente egocéntricos de una individualidad única, por eso el león de Nemea no es totalmente malo, sino que posee una piel mágica que puede ofrecer invencibilidad. Esta invencibilidad está relacionada con el sentido de permanencia interno que procede de un sólido sentido de << mi >> cuando llevamos la piel del león al que hemos dominado, las opiniones de los demás, el gran <<ellos>> que tanto temor produce en los corazones de los tímidos, importan poco, porque estamos armados de nuestro propio e indestructible sentido de identidad.

LA FUERZA, HERCULES

Hercules

 

El colgado es la imagen de un sacrificio voluntario para un bien mayor. Este sacrificio puede ser de una cosa externa o puede ser una actitud interior, pero ha de hacerse de buena gana y con una aceptación plena del sufrimiento que se nos puede exigir. En la carta de la rueda de la fortuna, el loco encontraba estos golpes repentinos de la suerte que inauguran los cambios de muchas cosas trascendentes en la vida. Pero nosotros, como el loco, podemos responder de muchas maneras a estos cambios. Hay personas que no pueden adaptarse y se aferran al pasado que han perdido. Otras se vuelven amargadas y le echan la culpa a la vida, a Dios, a la sociedad o a otras personas. La imagen de Prometeo es un símbolo de esa parte de nosotros que tiene la perspicacia necesaria como para descubrir que determinados cambios pueden ser necesarios para descubrir un designio interno que aún no tenemos claro. Por eso, el Titán representa la actitud de sumisión voluntaria a ese misterio cuyas obras están detrás de las vueltas de la rueda.

EL COLGADO, PROMETEO

Prometeo

 

Hades el señor de la Muerte, es una imagen del final permanente y definitivo de un ciclo de la vida. Cuando cambiamos, puede producirse una nueva actitud y nuevas circunstancias, pero el antiguo camino ha muerto y jamás volverá en su forma original. Por eso Hades es un símbolo de esa sensación de término que experimentamos cuando se nos acaba, y también por su atuendo oscuro, un símbolo de la experiencia de luto que es necesario para preparar un nuevo ciclo. En la carta del ahorcado, encontramos la experiencia de sumisión voluntaria a las leyes ocultas del alma- la decisión de abandonar algo en la esperanza de que pueda manifestarse una nueva fase de la vida-. Hades, el señor de la muerte, representa ese estado intermedio en el que se nos pone cara a cara con la completa irrevocabilidad de nuestra pérdida, y ante la sensación de que ha empezado un nuevo crecimiento.

La carta de la muerte no simboliza un final << malo>>, la experiencia de un final irrevocable puede acompañar acontecimientos tan alegres como un matrimonio o el nacimiento de un niño.

LA MUERTE, HADES

Hades

 

La Diosa del arco iris, es una imagen de la segunda de las cualidades o facultades que el loco debe aprender para formar una individualidad estable: un corazón equilibrado. Mientras que Atenea, que encarna la justicia, es honrada y objetiva, Iris, que encarna la templanza, es buena y dadivosa, aunque su simpatía no es ni sensiblera ni sentimental, Iris está relacionada con la función del sentimiento, que es distinto a lo que llamamos emoción. Porque la emoción es una reacción visceral ante una situación, mientras que el sentimiento es una facultad decisoria, activa e inteligente.

LA TEMPLANZA, IRIS

Iris

Es una imagen de la servidumbre al aspecto más crudo e instintivo de la naturaleza humana. Como el dios era adorado en cuevas, rodeado de miedo, su imagen en nosotros sugiere algo que a la vez nos da miedo y nos fascina -los brutales, cabrunos e incivilizados impulsos sexuales que experimentamos como algo malo, a causa de su naturaleza compulsiva –. A partir del comienzo de la era cristiana, el dios pan ha sido asignado a la figura del Diablo, con su mueca maligna, sus cuernos de cabra y es despreciado por la gente << espiritual>> , así como una vez le despreció Apolo en la mitología griega. Plutarco relata cómo, durante el reinado del Emperador Tibetano, un marinero que navegaba cerca de las Islas Equinadas escuchó una voz misteriosa que lo llamó tres veces, diciendo: << cuando llegues a Palodes proclama que el Dios Pan ha muerto>>. Eso sucedió al tiempo que el cristianismo nacía en Judea.

Lo que pasa es que Pan no ha muerto, lo que pasa es que ha sido relegado a los escondites más bajos del subconsciente y representa aquello que nosotros aborrecemos o despreciamos en nosotros mismos y que incluso nos esclaviza a través de nuestro miedo.

EL DIABLO, PAN

Pan

La torre atacada por Dios es una imagen del derrumbamiento de las viejas formas. La torre es la única estructura hecha por el hombre en los Arcanos Mayores y por eso es una representación de las estructuras, internas y externas, que nos hacemos nosotros mismos, como lo hizo Minos, como defensas contra la vida y como escondite para ocultar aspectos. La torre es una imagen de las fachadas sociales aceptables que nosotros adaptamos para ocultar a la bestia que llevamos dentro.

LA TORRE, POSEIDÓN

Poseidón

La imagen de Pandora y la estrella de la esperanza es un símbolo de esa parte de nosotros que, a pesar de un contratiempo, una depresión o una pérdida, puede aferrase todavía a un sentimiento y a un futuro que podría sobreponerse a las desgracias del pasado. La estrella no representa un convencimiento totalmente formado de futuros planes, o una solución a los problemas de uno, o una guía para la situación. La carta de la estrella es una carta de esperanza, porque el sentido de la esperanza es una luz frágil que alumbra y guía, pero no disipa las tinieblas totalmente.

LA ESTRELLA, PANDORA

Pandora

La diosa de la luna, es una imagen de las misteriosas profundidades acuosas del subconsciente, hemos encontrado este reino impalpable en las otras dos cartas de los arcanos Mayores: la Suma Sacerdotisa y la Rueda de la Fortuna. Estas tres cartas están vinculadas en su significado y representan una progresión en la comprensión profunda y en la experiencia del mundo subconsciente, por medio de Perséfone, la Suma Sacerdotisa, el loco empezó a estar atento a sus propias profundidades personales al tener un yo secreto que estaba por debajo de la vida corriente por medio de las Moiras, que presiden la rueda de la fortuna experimentó el poder que llamamos destino.

LA LUNA, HÉCATE

Hécate

 

Apolo, el dios-sol es una imagen del poder de la conciencia para disipar la oscuridad. Como Hécate, que bajo el nombre de Artemisa era hermano gemelo de Apolo según la mitología, el dios personifica algo más que la capacidad de un individuo para alcanzar el conocimiento y la clarividencia. Apolo es una imagen del impulso hacia la conciencia que existe toda la vida, y por tanto, es el complemento natural y la antítesis de Hécate.

EL SOL, APOLO

Apolo

Es una imagen del proceso que se produce en determinados momentos críticos de la vida: es una recapitulación, cuando las experiencias del pasado se recogen y se ven como parte de un plan inteligente, y las consecuencias de estas experiencias deben ser entendidas y aceptadas. Este proceso de recapitulación no es una función intelectual, sino más bien una espacie de guiso que se produce en el mundo subterráneo del subconsciente, es una llamada a los muertos para que se levanten – para que las muchas y variadas acciones y decisiones que realizamos se junten entre si y produzcan un fruto.

EL JUICIO, HERMES PSICOPOMPEO

Hermes Psicopompeo

Es una imagen de la experiencia de todo ser. El masculino y el femenino son más que las identificaciones sexuales limitadas a los órganos genitales. Son grandes polaridades que comprenden a todos los opuestos de la vida. El ser bisexual, que según una versión de la mitología nació así y en la otra fue creado, es un símbolo de la potencial integración de los contrarios. En una personalidad Hermafrodito nació´así. Porque el potencial para esa integración es inherente a todos nosotros. Pero en el otro sentido, Hermafrodito es creado, ya que la suma de toda experiencia del camino de los Arcanos Mayores, es la que le llevan a este final de ser completo.

EL MUNDO, HERMAFRODITO

Hermafrodito

El loco es una imagen del misterioso impulso que tenemos adentro de arrojarnos a lo desconocido. Nuestra parte conservadora, prudente, contempla con horror este espíritu salvaje y juvenil, que confiado en la providencia, se dispone a caminar sobre el borde del precipicio sin un momento de vacilación. La locura de Dionisios parece locura sólo a esa parte de nosotros que está constreñida al mundo de la forma, los hechos y el orden lógico pero en un sentido más profundo.

EL LOCO, DIONISIOS

Dionisios

www.eltemplodedelfos.com - Consultas: 806 515845 - Visa: 981 965416 - Email: eltemplodedelfos@hotmail.com

web analytics
web analytics
tarot
Tarot